Otras Lenguas, Otros Paisajes

Página sobre lengua y culturas minoritarias

Joan Alcover: “La luz de la Tierra” Rondalla Mallorquina


Mallorquina escrita por Joan Alcover, traducida al castellano. Idioma en el que apenas hay escritos de este autor.

Aquella era una casa que daba miedo. El dueño la cerró y la puso en alquiler, pero todos los inquilinos nada más llegar se iban..

Permaneció por tanto cerrada, y el amo daba las llaves a todo el que se la pidiera, que solía ser gente valerosa y que deseaba contrastar con sus propias manos si el miedo que daba era tan real como decían: todos salían de allí a toda prisa, huyendo como pajaritos, pálidos como la pared y diciendo que era mucho peor que lo que decían.

No había nadie que no lo probara, pero todos salían con el mismo terror.

Y de estar vacía, la casa comenzó a derrumbarse.

Un día pasó por allí una pobre viudita con su niño, y al encontrarles la noche sin lugar donde dormir, una mala persona les mostró la terrible casa y les dijo: “Id a pedir la llave y el amo os hará un favor si os la deja.”

Efectivamente así lo hicieron, y como se sabe, recibieron la llave. Abrieron la puerta y entraron dispuestos a descansar de incomodidades. Entran en la cocina, encienden el fuego, y se preparan una sopa con lo poco que han encontrado ese día.

No habían tomado tres cucharadas, cuando sienten una voz que les dice.

-Dadme luz, dadme luz…

Al escuchar la voz, la madre le dice al crío.

-Enciende la luz…

Prende la luz el niño y va hacia donde ha escuchado la voz.

Entra en una enorme sala, en la que un caballero con un vestido verde que le llega a los talones y una barba hasta la cintura, se halla en un rincón con un libro abierto. El niño piensa entonces que es el dueño de la casa, y por supuesto, se queda tan tranquilo. Se acerca con la lamparilla, y el señor venga a leer y leer…Mientras tanto el niño miraba las paredes y el techo pintados con figuras de hombres y mujeres, animales y pájaros, y estaba encantado.

Pasado un buen rato, el caballero le habla:.

-Bendito sea Dios, ya he acabado. Puedes marcharte y por amor de Dios, cree lo que te digo; no podía entrar en el cielo hasta que no hubiese leído este libro con una luz portada por un ser humano. Salía cada atardecer desde hace setenta y siete años, a esta sala que era mía, como si estuviera vivo, y a todo el que pasaba le gritaba: “dadme luz”. Pero todos los que me oían o sobre todo, los que me veían, salían corriendo asustados, y yo me quedaba siempre a oscuras, sin poder leer…Válgame el cielo; ahora, cava en el fogón y tomad lo que encontréis, pues será vuestro, que os lo habéis ganado.

Desapareció el señor, y el niño, asustado, fue a contárselo a su madre. Cavaron ambos en el fogón, y encontraron una olla llena de doblones de oro.

¡Yo creo que la cargaron muy rápido no fuera a llegar gente por si hacía falta!…

Compraron muchas tierras y vivieron como reyes.

Y aún viven…si es que no han muerto…

¿ Veis como el miedo de cerca no es nada si lo queremos vencer?…

Esta traducción es original de: Alena.Collar.

Anuncios

julio 12, 2007 - Posted by | Catalá, Traducciones al castellano

Sorry, the comment form is closed at this time.

A %d blogueros les gusta esto: